Te presentamos a Annabelle Belmondo

Te presentamos a Annabelle Belmondo

- la belleza sin esfuerzo con actitud francesa

Personas

Delante de la cámara o tras ella, trabajando de modelo o rodando su debut como actriz, compartiendo selfies con sus seguidores en Instagram o atrapando el mundo con su Nikon FM2 vintage, Annabelle Belmondo es capaz de transmitir un mundo de emociones con una sola imagen sin esfuerzo. Resulta sencillo dar por sentado que sus talentos expresivos son innatos. Como nieta de la leyenda e icono del cine Jean-Paul Belmondo, lleva los genes de las estrellas de cine en la sangre. Creció entre París y California con sus padres de ascendencia franco-americana, rodeada en todo momento por un maravilloso mundo chic a ambos lados del Atlántico. 

Como la propia Annabelle destaca, su estilo posee "dos caras". "En California hay un ambiente mucho más playero, looks de chica playera", explica. "En París llevo un estilo realmente despreocupado. Sencillo, sin sobrecargar, cuanto más simple mejor. Para mí, la moda francesa es algo que parece que fluye, como no intencionado. O puede que sí, pero que no se puede explicar. Creo que ambos tienen sus lados buenos y no tan buenos, ambos forman parte de mi vida y ambos son hermosos". El look relajado de Annabelle une lo mejor de ambos mundos. Su largo cabello castaño cae sobre sus hombros formando ondas sueltas playeras que fácilmente podrían ser el resultado de un baño matutino en el océano, mientras su largo flequillo recuerda a Jane Birkin, la chica it francesa por antonomasia de los años 60. 

Annabelle Belmondo

La idea de la moda de Annabelle es un concepto sin esfuerzo completamente acorde con su descripción de ella. "No suelo planear nada, nunca lo he hecho. Suelo levantarme y vestirme conforme a cómo me siento". Para diario, Annabelle prefiere los diseños amplios y los básicos casuales, pero también es capaz de dar una dosis de glamur a su indumentaria para sus apariciones en la alfombra roja de Cannes. Sin embargo, su look se caracteriza por los hallazgos vintage que encuentra en el rastro vintage Marché aux Puces de Paris o en boutiques en Portland, Oregón, donde vive su madre ahora. "Es una parte muy importante de mi estilo. ¡Me encanta la ropa vintage! Me divierto mucho buscándola y creo que es mucho más interesante que comprar ropa en una tienda", así resume el atractivo de la ropa de segunda mano. "Es genial encontrar algo que has estado buscando todo el día y ser la única que lo tiene".

La otra gran pasión de Annabelle, la fotografía analógica, demuestra que es una auténtica chica vintage. "Me encanta tener fotos de verdad", nos dice, "me encanta revelar las fotos, me encanta la atmósfera del cuarto oscuro y observar la forma en la que las fotos cobran vida dentro del agua. También me siento más orgullosa de las fotos que tomo en película que de las que hago con mi teléfono. Tengo la sensación de que es un proceso más artístico y el resultado más emocionante. Puedes tocar la foto y tenerla en las manos, puedes sorprenderte cuando recibes la película de nuevo y regresan todos los recuerdos".

Un estilo influenciado por diferentes culturas, un sentido personal de la moda y una visión vintage del mundo, todo ello unido a una imagen de seguridad en sí misma convierte a Annabelle en un miembro destacado del Authentic Beauty Movement. Como ella misma destaca, "el momento en el que puedes ser tú misma, es cuando eres realmente auténtica. La confianza va unida a un estado mental sano. Creo que si alguien tiene un estado mental sano y posee un estilo de vida sano desprenderá brillo y eso es realmente precioso".

Más sobre el Authentic Beauty Movement

#Authentic­Beauty­Movement
#MYBELIEF