Te presentamos a Erika Palkovicova

Te presentamos a Erika Palkovicova

- la nómada urbana de raíces rurales

Personas

Viendo a Erika Palkovicova deambular por las capitales de la moda, como Nueva York, París o Milán, sin esfuerzo con su genial uniforme de modelo compuesto por pantalón vaquero skinny, camiseta y zapatillas deportivas de diseño, es imposible imaginársela como una chica de pueblo tímida e insegura. Sin embargo, ella insiste en que no descubrió su fuerza interior y su belleza exterior hasta que abandonó su pueblo natal en Eslovaquia. "Soy de un pueblo muy pequeño, que tiene unos 700 habitantes. Allí, la idea de la belleza no es tan abierta, todo el mundo intenta seguir los mismos caminos y, sobre todo, las tendencias. Hoy, creo que si hubiéramos adoptado nuestros propios estilos y belleza, habría sido muchísimo mejor. Esto es lo que he aprendido viajando por todo el mundo. La belleza no es solo la forma perfecta de algo o un cabello rizado perfecto, también puede ser algo completamente diferente. Por lo general, se trata de ser sencillamente tú misma. Cuando era niña, no me gustaban muchas cosas de mí misma que ahora me gustan. Pero cuando empecé a viajar y a ver diferentes culturas y diferentes razas y vi que todas las personas son diferentes, pensé bueno, “Vale, a lo mejor no soy la persona más fea de este planeta”". Resulta difícil imaginar que esta belleza natural con su largo cabello rubio, su figura atlética y el brillo de su piel pudiera no verse a sí misma bella, su comportamiento modesto y su timidez humilde demuestran que se dio cuenta de ello más tarde en su vida. 

Erika Palkovicova, the Urban Nomad with Country Roots

Cuando Erika habla sobre la vida en el campo, se debate entre un sentimiento de nostalgia por su infancia cerca de la naturaleza y su amor por el estilo de vida urbano del que disfruta ahora. "Me siento más yo misma en la gran ciudad, porque puedo perderme y nadie me conoce ni habla sobre mí. En la ciudad, en realidad a nadie le importa, nadie te mira, puedes ser tú mismo sin ser observado o juzgado por cosas estúpidas, como sucede en un pueblo". Sin embargo, aunque un viaje reciente a Nueva Zelanda la llevó mucho más lejos de casa de lo que había estado nunca, le trajo queridos recuerdos de vacaciones pasadas. "Viajar en una furgoneta me recordó la forma en la que creí, cuando dormíamos en una tienda cuando era niña. Quería ver cosas diferentes con las que había soñado cuando era más joven, pero también me encantó volver a esas raíces, durmiendo en una furgoneta sin saber dónde iba a despertar al día siguiente. Es agradable tener una mezcla de ambos mundos".

Erika Palkovicova

Además de sus increíbles instantáneas de todo el mundo, Erika provoca una gran envidia en Instagram con los logrados selfies con posturas de yoga que publica con regularidad. "Empecé a hacer yoga cuando estaba en Nueva York, hará aproximadamente cuatro años y medio y me encantó desde la primera sesión. Había practicado diferentes deportes antes, pero eran más deportes de equipo, como vóleibol y cosas así, pero yo quería algo más tranquilo y relajante. Con los viajes, resultaba muy difícil practicarlo con regularidad, pero desde el año pasado intento de verdad practicarlo a diario. Si trabajo a las siete, me levanto a las cinco. Siempre intento dar prioridad a al menos una cosa, y en estos momentos, esa cosa es el yoga".

Los que realmente conocen la personalidad de Erika son sus personas más cercanas. "Creo que soy bastante abierta y me gusta hablar sobre las emociones, si me siento alegre o triste. Creo eso molesta a algunas personas, pero yo soy así y no puedo cambiarlo".

Más sobre el Authentic Beauty Movement

#Authentic­Beauty­Movement
#MYBELIEF